¿Qué tipos de vídeos corporativos existen?

Un vídeo corporativo es aquel que realiza una empresa para la obtención de un objetivo fijado o por una finalidad concreta. Podríamos hablar de vídeos destinados a los clientes o a los usuarios, pero también vídeos internos, destinados a ser vistos por los propios empleados, los socios, proveedores o distribuidores. Esto quiere decir que no hablamos únicamente de un vídeo promocional o un spot de televisión, ya que los vídeos corporativos son mucho más que esto, aunque podamos incluir esos ejemplos en el concepto de vídeo corporativo, siendo diferentes tipos.

Además de su importancia dentro de la empresa, es un formato tan atractivo que nos aporta toda una serie de ventajas competitivas de cara al mercado, las redes sociales y los consumidores. Es la mejor forma de fidelizar usuarios, llegar hasta ellos, promocionar productos y darlos a conocer. En función del producto o servicio a mostrar, de la necesidad a cubrir y de la finalidad buscada, encontraremos toda una serie de vídeos corporativos entre los que elegir. Cada uno con una serie de características, ventajas e inconvenientes. Veamos a continuación cuáles.

Entre los diferentes tipos o categorías de vídeo corporativo, podemos destacar las siguientes:

Vídeo de introducción o de presentación

En toda empresa es importante dar a conocer un nuevo producto o servicio. La comunicación es un aspecto que jamás debemos omitir u obviar, pues sin esa rama del marketing el producto no puede triunfar, ni siquiera llegar hasta el cliente o comprador. En el vídeo de introducción lo que hacemos es mostrar el producto o servicio antes de que este llegue a las tiendas o al mercado. No es necesario aportar más detalles de los estrictamente necesarios. Se busca aportar una idea general acerca de él, sus características y su aspecto, packaging y diseño. Si el espectador o el público está interesado en saber más sobre el producto, será recomendable darle una opción para leer más información, como un enlace a la página web del producto y la compañía, etc.

Videos presentación empresa

Tutoriales e instrucciones en vídeo

Al contrario de lo que hemos visto en el vídeo de presentación, en el vídeo-tutorial sí habrá que aportar mucha información y todos los detalles necesarios para su perfecta comprensión. En un vídeo no muy largo y atractivo, debemos mostrar al consumidor cómo realizar aquello que demanda. Por ejemplo, en caso de que vendamos un producto que requiera un montaje o una instalación, podemos aportar un vídeo-tutorial en el que enseñemos los pasos a seguir para realizar ese montaje. Es decir, se trata de un vídeo que enseña a hacer algo al consumidor.

Si resulta confuso o es muy difícil de seguir, el consumidor podría enfadarse y se perdería la utilidad del vídeo, pudiendo producir una pérdida de la fidelidad del cliente, alejar al consumidor de la marca y empujarle a la competencia. Debe ser claro, conciso y exacto, así como realista y útil.

Vídeos demostrativos

Puede parecernos muy similar al vídeo-tutorial, pero es una categoría diferente. En este caso no nos interesa explicar cómo hacer algo, sino que el producto en sí sirve para ese algo. Mostramos los aspectos positivos y las ventajas del producto, su utilidad y su uso, así como otros detalles que nos interese explicar o enseñar al cliente o consumidor, siempre enfocado a la utilidad del producto y a demostrar que realmente merece la pena. Nos situamos en un espacio entre el spot publicitario y el tutorial, sin caer en ninguno de los dos.

Vídeos informativos

La página web corporativa incluye toda una serie de información y explicaciones que el cliente o consumidor puede buscar por unas razones u otras. En ocasiones esta información es muy confusa, además de que muchos usuarios se podría decir que se asustan o se niegan a leer grandes párrafos, y más si estos incluyen un vocabulario muy específico y elevado que puede resultar pesado de leer. Para evitar esto y aportar un toque más dinámico y agradable, sin renunciar a la información, se realizan los vídeos informativos. En él se incluye la explicación combinando la información con imágenes y sonidos que nos faciliten su comprensión. En lugar de leer algo, tenemos que escucharlo y verlo en una demostración que siempre resulta más atractivo que un texto plano y engorroso.

Realización Vídeo Corporativo Madrid

Vídeos formativos

Aunque pueda parecer que al cliente final o al consumidor no le interesan ciertos aspectos corporativos, lo cierto es que puede resultar muy interesante el hecho de mostrarlos, pues ayudan al consumidor a confiar más en la marca y pueden satisfacer su curiosidad, a la par que nos permiten mostrar el producto y la filosofía de la marca y la empresa. En este tipo de vídeos la empresa muestra su cadena de producción o algún aspecto interno. No siempre tiene por qué ir dirigido a los consumidores o al gran público, puede realizarse para los propios empleados o incluso a otras empresas o a proveedores. Además de ser un vídeo de interés, puede servir para la formación de nuevos trabajadores o socios de la empresa.

Tarifas vídeos corporativos Madrid

Vídeos publicitarios

El tipo de vídeo o la categoría en la que todo el mundo piensa cuando hablamos de vídeo corporativo. ¿Para qué otra tarea realizaría una empresa un vídeo si no es para promocionar un producto y darlo a conocer? Pues como hemos visto en los casos anteriores y como veremos en los posteriores, para mucho más, pero no por ello el vídeo publicitario pierde protagonismo. Va dirigido al público potencial y al mercado en general, por lo que es muy importante que cuente con una realización profesional y atractiva. Si tenemos en cuenta ciertos factores como la duración, la temática y otros, podemos conseguir que incluso se vuelva viral, es decir, que los usuarios lo compartan en las redes sociales y en internet, algo que cada vez buscan más las empresas, pero que no es nada fácil.

los vídeos publicitarios pueden ir dirigidos a medios masivos como la televisión, pero también puede ser exclusivo para las redes sociales, el marketing online de la empresa y su propia página web. En caso de ir destinado a televisión o a la publicidad de pago de internet, se tendrán en cuenta ciertos factores, como la duración, la temática, el producto o servicio anunciado y el atractivo para con el espectador.

Vídeos de catálogos o vídeo-catálogos.

Los vídeo-catálogos son aquellos vídeos que se centran en mostrar los diferentes productos que ofrece la empresa a los consumidores. Puede ser una forma muy atractiva de atraer clientes y enseñar las ventajas de cada línea de productos, aunque no se trata de llevar el catálogo a un vídeo y ponerle música, sino de aprovechar las ventajas del formato vídeo para hacer algo llamativo, atractivo e interesante que el consumidor quiera ver. Podría seguir una línea más parecida a la de un videoclip o un video-reportaje que la de un catálogo, para un mayor atractivo.

El vídeo-catálogo puede ser compartido en las redes sociales, la página web, las distintas plataformas de vídeo online e incluso en algún reportaje en programas de televisión. Por todo ello, los más efectivos son los que están relacionados con el mundo de la moda y la cosmética.

Vídeos testimoniales

Su principal finalidad es lograr que nuevos clientes confíen en la marca y se sientan seguros al comprar sus productos. En el vídeo puede mostrarse a diferentes usuarios o clientes satisfechos que dan su testimonio de la experiencia de compra. Hablan del uso que le han dado al producto, del servicio ofrecido o de cualquier aspecto corporativo, en función de la empresa y del objetivo que se tenga con el vídeo testimonial.

Grabación vídeos formativos Madrid

Vídeo corporativo de imagen de marca

Un vídeo destinado a fidelizar usuarios y compartir la visión de la empresa, su filosofía y sus valores, así como a mejorar la imagen que se tiene de la marca en el mercado. Una de las tareas más difíciles para las empresas es cambiar la visión negativa de un cliente sobre la marca. Con el vídeo de imagen de marca no es que se logre modificar esa visión, pero se puede lograr una mayor fidelidad y es un buen comienzo, sobre todo de cara a nuevos clientes y a los que ya son fieles a la marca.

Las imágenes mostradas en el vídeo pueden ser muy similares a la de los vídeos de formación que anteriormente hemos comentado. Por ejemplo, podemos grabar partes del proceso de fabricación o de la cadena de montaje, elementos internos de la compañía, clientes satisfechos probando el producto o utilizándolo y mucho más. Lo principal es mostrar la imagen de marca deseada y sus valores.

Y estos son los diferentes vídeos corporativos que podemos realizar para nuestra empresa. Es tan importante contar con vídeos en el mercado actual como realizarlos bien, pues perjudicará a la marca si su aspecto es poco profesional o no es efectivo. El tutorial debe enseñar lo que promete y el de imagen de marca hablar de marca, por ejemplo.