Tipos de vídeos promocionales que toda empresa puede realizar

De todos los formatos disponibles para escoger a la hora de realizar publicidad o actos promocionales, el vídeo es el favorito de los usuarios en internet. Es el que mejor posicionamiento tiene en las redes sociales y en los buscadores, así como el que más posibilidades tiene de volverse viral y alcanzar a cifras masivas de usuarios. Cada vez son más las empresas que recurren a la realización de vídeos o que contratan otras compañías de marketing y publicidad para la creación de los mismos. Con ellos buscan la obtención de diferentes objetivos que generalmente se centran en la promoción y en dar a conocer aspectos de la marca, su filosofía y sus productos o servicios.

 Los vídeos son atractivos, pueden llegar a un mayor número de usuarios y cuentan con el apoyo visual y auditivo para aportar un valor y una experiencia diferente, siendo más fácil fidelizar, emocionar y sorprender a la persona que lo visualice. Pero no todos los vídeos se realizan con el fin de volverse virales, todo depende de su tipología y del objetivo a seguir.

 Antes de lanzarse a crear un vídeo, contratar una empresa para ello o incluso planteárselo, es importante saber cuál es la mejor opción para cada objetivo y cada tarea, tener claro qué se quiere conseguir y todas las alternativas, así como las  características de cada uno. A continuación veremos los diferentes tipos de vídeos promocionales que puede realizar una empresa.

Realización videos Promocionales en Madrid

 Tipos de vídeos promocionales

 

  • Vídeo de presentación. Uno de los más conocidos, así como los más recomendables y utilizados en el mercado. Es aquel vídeo que le permite a la empresa presentar un producto, servicio, una serie de actividades o cualquier elementos que pretende dar a conocer. Puede ser más largo o menos en función de los elementos a presentar y del público al que va dirigido el vídeo promocional. Cuando va destinado al comprador, cliente o usuario, será más sencillo y directo, sin pararse en tantos aspectos técnicos. Es decir, que el lenguaje y la información empleada en el vídeo se adaptará en función de los objetivos y del público al que se dirige.
  • De imagen corporativa. Hablamos del vídeo que se realiza mostrando diferentes imágenes de la empresa, su sector industrial, sus productos o servicios e incluso trabajadores. Nos habla de la filosofía de la empresa y de su pensamiento, de los valores que defiende, así como de sus compromisos internos y externos, de su colaboración en actos y causas sociales y prácticamente de todo lo que busca transmitir.
  • Vídeo de testimonio o vídeo testimonial. En él se muestra a diferentes clientes dando su opinión del producto o servicio, hablando de la empresa y de su experiencia en diferentes aspectos de la compra o el uso del producto en sí. Un buen testimonio o una buena opinión por parte de un cliente real puede ser un muy buen reclamo para nuevos clientes e interesados, por ello es un tipo de vídeo promocional muy recomendado para las diferentes empresas.
  • Vídeo publicitario. Un clásico spot publicitario en el que nos muestra el producto o información sobre la empresa que lleve al cliente potencial a adquirir aquello que se ofrece. Debe ser un vídeo breve y directo, pues en los diferentes canales de comunicación, tradicionales (televisión, cine…) o digitales (internet) se paga por cada segundo de duración, aparte de por el horario y otros factores. En cualquier caso, siempre será preferible que el vídeo sea corto y vaya directo a mostrar su mensaje y el producto o servicio en cuestión. Será importante evitar los spots publicitarios de larga duración que puedan resultar confusos y aburridos.
  • Vídeo de procesos internos. Es aquel en el que se enseña la parte que no se ve de la empresa, los procesos internos que en condiciones normales los clientes o consumidores no conocen. Una iniciativa y un tipo de vídeo bastante reciente que muchas empresas se han lanzado a realizar por lo curioso y llamativo que resulta. No se centran tanto en la filosofía de marca ni en el producto en sí, sino en la fabricación del mismo, los procesos de creación de este, la tecnología empleada para su fabricación y la cadena de trabajo seguida en la empresa. Por ejemplo: si se trata de una tienda online se puede enseñar en el vídeo el proceso de empaquetado de los productos y de envío, así como otros aspectos relacionados con el mismo.
  • Vídeo tutorial o demostrativo. Aquel en el que se enseña al usuario final o consumidor a utilizar el producto, montarlo o emplearlo de alguna forma concreta. Su finalidad no es que un cliente potencial adquiera realice la compra, sino que aprenda a usarlo, satisfaciendo su necesidad y facilitando al fidelidad de marca. Si el montaje o la utilización es compleja y el consumidor no puede utilizarlo cómodamente, podría presentar una postura adversa a la compañía y no estar satisfecho con ella.
  • Vídeo-catálogo. Un buen vídeo que puede estar relacionado o no con el primer tipo de vídeo promocional comentado más arriba. En él se presentan los productos o servicios con un hilo común que conduzca el vídeo y nos introduzca todos los productos del catálogo. Incluso puede contar de alguna forma una historia o contar con una temática común. Se puede utilizar para dirigirse al consumidor final o a otras empresas, en caso de venta al por mayor, pues es igual de interesante para ambos sectores, aunque no deberá ser igual para los dos, ya que el lenguaje debería ser diferente y adaptarse a cada sector.

 Productora Audiovisual Madrid

Las ventajas de los vídeos promocionales para las empresas

 Cada tipo de vídeo promocional tiene unas ventajas y se realiza para unos objetivos diferentes. La empresa deberá decidir cuál realiza para cada caso, cuál es el que le conviene y cómo lo hace, además del mensaje a transmitir y las imágenes que se deberán mostrar. El vídeo en cuestión es una oportunidad para empresa, así como una responsabilidad, un riesgo y un gasto. Todo ello se rige en función de las capacidades de la compañía y de sus objetivos a conseguir.

 Veamos diferentes ventajas de los distintos tipos de vídeos promocionales:

Las ventajas del vídeo presentación o catálogo es que muestra aquello que la empresa ofrece de forma atractiva. Las ventajas de un vídeo tutorial que, además de mostrar el producto en sí y la marca, ofrece un servicio al cliente e información para la utilización o el montaje del producto, satisfaciendo esa necesidad. Otros como el vídeo publicitario se centrarán en lograr un incremento de las ventas y convencer a los clientes potenciales indecisos, así como transmitir un mensaje. Los vídeos de procesos internos ayudan a mejorar la imagen de la empresa y extender su filosofía, fidelizando clientes, al igual que los vídeos de imagen corporativa. Por último, los vídeos de testimonios nos convencen de la compra y, junto a los publicitarios, fomentas las ventas.

 No hay uno que sea mejor ni más recomendable que otro, el secreto del éxito está en realizar todo tipo de vídeos adaptándolos a las redes sociales, las diferentes plataformas y los canales de comunicación, siguiendo unos objetivos y una estrategia de medios para conseguir los resultados deseados con dicha campaña publicitaria.