Pasos para elaborar un guión de vídeo institucional

El vídeo institucional es una herramienta de promoción muy útil a la hora de mostrar, a nuestro público objetivo, las funciones y filosofía de una compañía o empresa, transmitiendo adecuadamente un mensaje, tanto en contenido como en forma.

Antes de comenzar a escribir el guión de un vídeo institucional hay que conocer la corporación desde dentro, saber qué es lo que quiere contar y el modo en el que quiere hacerlo. Es frecuente que sean los propios responsables de la empresa quienes dicten estas pautas, tras analizar las posibilidades, encontrando una idea central en torno a la cual se desarrollará el vídeo.

Esta idea debe poseer la suficiente fuerza como para identificar a la empresa, hacerla atractiva y desmarcarla de la competencia para ser la más llamativa y la elegida por los potenciales clientes.

.
Una vez que se tiene clara la idea central, la duración y la manera de contarla se pasa a plasmarla en un guión, aunque en ocasiones, la mera locución es una guía suficiente. El guión de un vídeo institucional tiene que seguir siempre un único formato que de modo esquemático y claro muestre unos elementos básicos.

Para empezar la “historia” es divida y enumerada por escenas, que en un primer apartado indicarán el lugar y el tiempo en el que se desarrolla la acción. Después cada escena es desglosada en planos que deben aparecer descritos e indicar la acción que transcurre en ellos. La elección del tipo de plano debe tener un sentido dentro del desarrollo de la idea. Además, en caso de que haya diálogos o voz en off hay que indicar el sitio exacto, escena y plano, donde intervienen. El guión es la base de todo el proyecto pues condicionará el posterior desarrollo y éxito del vídeo institucional.

Así, garantizamos el éxito en obtener un material profesional de calidad que informe de manera precisa todo lo que la compañía es.